El Consejo de Seguridad Nuclear eleva la gravedad de una avería de la nuclear Vandellòs II

El CSN reclasifica a nivel 1 un suceso de abril debido a la “reiteración de fallos consecutivos por la misma causa”

Un juzgado de Reus mantiene abiertas diligencias por una fuga similar del año pasado

Greenpeace y Ecologistas en Acción han sostenido en los últimos meses que la reiteración de este tipo de averías podría revelar la existencia de «algún problema estructural» debido al envecimiento de los sistemas nucleares del reactor que debería abordarse.

La central nuclear de Vandellós II ha sufrido dos fugas de agua que han obligado a parar el reactor en un lapso de tiempo muy corto, tan solo tres meses y medio, lo que ha llevado al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) a reclasificar a nivel 1 de la escala Ines el último de los sucesos, ocurrido el pasado 6 de abril. Inicialmente fue calificado de nivel cero pero ahora se ha elevado al 1 por «la reiteración de fallos consecutivos por la misma causa» y en la misma zona de la barrera de presión.

Aunque el CSN no lo hace constar en la nota hecha pública, las dos fugas se suman a otra localizada también en la barrera de presión en febrero del año pasado. Sobre ésta pesa, además, una denuncia interpuesta por la organización ecologista Sociedad Humana que investiga el juzgado de instrucción número 2 de Reus (Tarragona).

Imprudencia grave

La entidad acusa a los gestores de la central de haberla mantenido en marcha pese a que se sospechaba que el goteo procedía de las barras de presión, lo que obligaba a la parada inmediata. No la detuvieron hasta que el 3 de marzo se comprobó que, efectivamente, procedía de ese punto. El juez abrió diligencias el pasado abril para determinar si existen indicios de que los gestores cometieran una «imprudencia muy grave» por la vulneración de los protocolos de seguridad, como sostienen los demandantes.

Fuentes del CSN han precisado que «no se pueden vincular» a efectos de clasificación del suceso, los fallos detectados en lo súltimos meses con el del año pasado dado que se han producido en «lugares y por causas distintas». El del año pasado afectó al generador de vapor A de la barrera de presión y los más recientes al generador de vapor B. En diciembre el goteo se produjo en una soldadura aguas arriba de la válvula de drenaje del generador B y el de abril en otra soldadura aguas abajo del mismo .

En la barrera de presión se encuentran el conjunto de todos los componentes sometidos a la presión del reactor y que forman parte de su sistema de refrigeración o que están conectados a él.

Envejecimiento

Greenpeace y Ecologistas en Acción han sostenido en los últimos meses que la reiteración de este tipo de averías podría revelar la existencia de «algún problema estructural» debido al envejecimiento de los sistemas nucleares del reactor que debería abordarse.

La Escala Internacional de Sucesos Nucleares y Radiológicos (Ines) abarca desde el nivel 0 (sin ninguna significación para la seguridad), hasta el 7 (accidente grave). El nivel 1 se considera una «anomalía» sin repercusión ni dentro ni fuera del emplazamiento. En los últimos años se detectó una en Cofrentes (2017) y dos en Almaraz I y II (2015).

Abierta hasta el 2033

A excepción del de Trillo (Guadalajara), el de Vandellós II es el más moderno del parque nuclear español. Se puso en marcha en agosto de 1987, por lo que los 40 años de vida útil para los que fue diseñado expiran en el 2027, aunque el acuerdo firmado por el Gobierno y las compañías eléctricas prevé que se prolongue unos seis años más. El pacto se firmó en el marco del borrador del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) que el Gobierno ha mandado a Bruselas y que prevé alargar unos años la vida de todas las centrales para garantizar el suministro y por falta de medios técnicos y recursos económicos para gestionar un cierre casi simultáneo de los siete reactores que siguen en funcionamiento.

Imagen de portada: La central nuclear de Vandellòs II. / JOAN PUIG

Fuente: kaosenlared.net

Original

Grietas encontradas en un reactor podrían provocar evacuación de Glasgow y Edimburgo

En el vídeo aprovechan para decir que  la energia nuclear es baja en emisiones de carbono, como si en la construcción , mantenimiento y desmantelamiento no se emplearan conmustibles fósiles

Los dos reactores de la central nuclear Hunterston B, cerca de Ardrossan, tienen 43 años, el más antiguo de Europa. Han cumplido ya sus vidas operativas, que se han extendido dos veces por EDF Energy, y están programadas para cerrarse definitivamente en 2023.

Sin embargo, hay un fallo de seguridad grave en los reactores. La falla se conoce como “keyway root-cracking”: los núcleos del moderador de grafito en los reactores desarrollan grietas que conducen a inestabilidades que podrían provocar un gran accidente nuclear.

“In the very worst case the hot graphite core could become exposed to air and ignite leading to radioactive contamination of large areas of central Scotland, including the metropolitan areas of Glasgow and Edinburgh.”

Station Director Colin Weir said: “Nuclear safety is our overriding priority and reactor three has been off for the year so that we can do further inspections.

“We’ve carried out one of our biggest ever inspection campaigns on reactor three, we’ve renewed our modelling, we’ve done experiments and tests and we’ve analysed all the data from this to produce our safety case that we will submit to the ONR.

“We have to demonstrate that the reactor will always shut down and that it will shut down in an extreme seismic event.”

The operational limit for the latest period of operation was 350 cracks but an inspection found that allowance had been exceeded.

Fuente:  Meneame

Original: www.edinburghlive.co.uk

La Guardia Civil protegerá el interior de las centrales nucleares

La Guardia Civil protegerá el interior de las centrales nucleares españolas, dentro del Plan de Seguridad Estratégica estatal, y, tras el verano, se aplicará un plan piloto en las tres plantas catalanas, ha informado hoy el coronel José Aledo, jefe de la Comandancia de Tarragona.

El Ministerio del Interior despliega un Plan de Seguridad Estratégica que pretende aumentar los niveles de seguridad y de respuesta ante cualquier tipo de emergencia, en un escenario en que hay que abordar la seguridad desde una óptica global, ha explicado hoy el coronel Aledo en una jornada de puertas abiertas en la Comandancia de Tarragona.

La Guardia Civil ya se ocupa de la seguridad en el perímetro de las centrales nucleares, mientras que la seguridad en el interior está hasta ahora en manos del sector privado.

Aledo ha especificado que la Guardia Civil no sustituirá a la vigilancia privada, sino que se trata de “aumentar los estándares de seguridad y elevar la capacidad de respuesta”.

En este sentido, el Plan de Seguridad Estratégica también prevé reforzar las actuaciones de la Guardia Civil en los depósitos nucleares y en el futuro almacén temporal centralizado de residuos radiactivos.

Según el coronel jefe de la Comandancia de Tarragona, este Plan es anterior a los últimos atentados terroristas islamistas porque “es otro concepto de seguridad”, aunque ayudará a “prevenir cualquier atentado”.

Para ello, ya se han iniciado los trámites para convocar empleo público para cubrir estos nuevos puestos, que también precisarán formación especializada.

El Plan no prevé de momento reforzar la seguridad en otras infraestructuras sensibles, como el caso de las petroquímicas de Tarragona, que concentran los polígonos más importantes del sur de Europa.

Aún así, la Guardia Civil también planea cambiar la base marítima de Torredembarra, a escasas millas del puerto de Tarragona, a las instalaciones portuarias tarraconenses para mejorar la seguridad.

“Tarragona tiene un gran tráfico de buques de gas y petróleo y menos mal que vive de espaldas al mar y no es consciente de los riesgos”, ha aseverado el coronel jefe.

Así, el cambio de base marítima del Instituto Armado permitirá aumentar los controles, con su consiguiente impacto positivo en la seguridad y también está previsto establecer un puesto permanente en la futura terminal de cruceros del puerto tarraconense.

Entre otras medidas para afrontar la seguridad desde un punto de vista más global, también se prevé la puesta en servicio de drones -aeronaves no tripuladas-a medio plazo y profundizar en el uso de las nuevas tecnologías.

Precisamente, la jornada de puertas abiertas ha mostrado el centro de control, que dispone de cámaras en la costa de Sant Carles de la Ràpita, Vandellòs i Hospitalet de l’Infant y Tarragona, que cubren un amplio espectro marítimo con una gran capacidad de detalle

Leer más: lavanguardia