Alcalde de Villavieja de Yeltes (Salamanca) denuncia cercanía de mina uranio

 El alcalde del Ayuntamiento salmantino de Villavieja de Yeltes, Jorge Rodríguez, ha denunciado hoy que la excavación para la construcción de una mina de uranio del proyecto de la empresa australiana Berkeley en Castilla y León, está a cien metros de distancia del patio del centro escolar de la localidad.

Rodríguez ha explicado en entrevista con la Agencia EFE que Berkeley ha solicitado la autorización para la concesión de permiso de explotación de las Reservas (de uranio) Estatales de la zona 7 donde se encuentra el municipio.

Berkeley, ha asegurado el alcalde, “no es una empresa minera, hasta el momento no ha obtenido uranio en ninguna de las explotaciones que tienen”, y ha añadido que según la información que maneja, el proyecto tiene “irregularidades desde el inicio del proceso”.

Achaca a la Junta de Castilla y León su empeño de optar por la “actividad extractiva de minerales” en vez de buscar otras opciones para la supervivencia de los pueblos de la región y su población.

El proyecto de explotación de uranio de la empresa Berkeley “afectaría a 35 pueblos” de la provincia de Salamanca.

Todos los regidores de esas localidades, menos el de Retortillo -donde estarían ubicadas excavaciones, una balsa de agua e instalaciones para el lavado del uranio- se han manifestado en contra en mayo pasado a través de la firma de un documento en el que solicitaron la declaración desfavorable de utilidad del proyecto.

Rodríguez ha explicado que Berkeley prevé transportar el uranio desde Villavieja de Yeltes a Retortillo para su lavado y devolverlo nuevamente a su pueblo donde probable se ubique un almacén de residuos radiactivos.

Este traslado se haría por medio de una cinta transportadora en un tramo de diez kilómetros aproximadamente, actividad que “causaría contaminación radiactiva del aire, del agua del río y de zonas declaradas de especial interés de la Red Natura 2000” durante años, según el regidor.

Rodríguez ha manifestado que la Empresa Nacional de Uranio (Enusa) en un informe de 2012 declaró desfavorable la puesta en marcha del proyecto tras analizar los cuatro estudios de viabilidad (julio de 2010, noviembre de 2010, febrero de 2011 y noviembre de 2011) presentados por Berkeley.

Según la documentación facilitada por el regidor, el informe de Enusa, publicado por la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), dice que con fecha 30 de marzo de 2012, la Empresa Nacional comunicó a Berkeley Minera España, S.A. que “no se dan los requisitos necesarios para acometer la explotación del Dominio Minero del Estado en la provincia de Salamanca, por lo que no procede, en consecuencia, la constitución de la nueva sociedad, debido a que ésta venía condicionada a la previa acreditación de la viabilidad de la explotación en el plazo acordado”.

Rodríguez ha explicado además que Portugal ha manifestado su preocupación por la contaminación de uranio que podría llegar a su territorio.

Según Rodríguez y la documentación aportada, la empresa Berkeley es asesorada por las mismas empresas que llevaron al escándalo de la empresa Uranim y la francesa Areva.

20 municipios reclaman la paralización de la mina de uranio de Salamanca

Aseguran que las instalaciones mineras pretenden instalarse en un lugar protegido ambientalmente por la Red Natura 2000

Una veintena de alcaldes de localidades cercanas a la futura mina de uranio de Berkeley Minera en la provincia de Salamanca piden el informe desfavorable de utilidad pública del proyecto. (sigue)

Fuente: Lavanguardia

Anuncios

Denuncian el almacenamiento de residuos no autorizados de la planta de Juzbado en Córdoba

Área de contenedores de la fábrica de Enusa en Juzbado.

Se trata de material radiactivo de la fábrica de Enusa de una vida radiactiva mayor de lo que debe para ese cementerio nuclear

La Asociación de Ecologistas en Acción y el Movimiento Ibérico Antinuclear han denunciado en un comunicado que el almacenamiento de residuos radiactivos de media y baja actividad de El Cabril (Hornachuelos) “ha recibido óxidos de uranio de la fábrica de Enusa en Juzbado que no está autorizado para almacenar”, y sospechan que este hecho busca justificar una “posible ampliación sin sentido” de la instalación.

Para estos colectivos, se ha vulnerado la limitación de aceptar exclusivamente residuos que no superen hasta 300 años de vida radiactiva. Y el óxido de uranio tiene “una vida de millones de años”, señalan.

Además, recuerdan que “el cementerio nuclear de residuos de media, baja y muy baja actividad de El Cabril se encuentra al 70 por ciento de su capacidad, cuando quedan por desmantelar ocho de las diez centrales nucleares que se construyeron en España”.

Esta llegada de residuos no autorizados, según los ecologistas, se ha dado a conocer tras la publicación del Informe al Congreso del Consejo de Seguridad Nuclear de 2015. “Enresa depositó durante ese año en El Cabril algo más de 111 kilos de óxidos de uranio procedentes de la fábrica de Enusa en Juzbado (Salamanca). Un hecho que contraviene las normas de este cementerio nuclear, que tiene limitada la recepción de estos productos a aquellos cuya vida radiactiva no supere los 300 años, y no admite emisores de partículas alfa”, indican los ecologistas.

La presencia de estos residuos dificultará el desmantelamiento de El Cabril, que debería producirse 300 años después de su clausura. Al recibir esos residuos de la planta de Juzbado podría utilizarse como “justificación para ampliar este cementerio nuclear, en lugar de buscar otro emplazamiento más adecuado para el necesario almacenamiento de este tipo de residuos radiactivos. La ampliación evitaría así el necesario traslado de esos residuos, que incumplen las normas de seguridad de un cementerio para residuos de media y baja actividad”, señalan los ecologistas.

Fuente:  lacronicadesalamanca.com/183918-denuncian-el-almacenamiento-de-residuos-no-autorizados-de-la-planta-de-juzbado-en-cordoba/

Stop Uranio y 50 municipios de la zona solicitan que la Diputación de Salamanca se posicione en contra.

La plataforma Stop Uranio y una mancomunidad formada por 50 municipios de la comarca de Vitigudino, según el alcalde de la localidad salmantina de Villavieja de Yeltes, pidieron ayer a la Diputación de Salamanca, con el apoyo del grupo Ganemos, el respaldo de la institución provincial contra el proyecto de construcción e instalación de la mina de uranio a cielo abierto que la empresa australiana Berkeley quiere llevar a cabo en los términos municipales de Retortillo y Villavieja de Yeltes.

El diputado de Ganemos Salamanca en la institución provincial, Gabriel de la Mora, abrió la rueda de prensa para denunciar que la Junta de Castilla y León remitió el expediente de expropiación de terrenos privados por más de 2.000 hectáreas para la desviación de la carretera de Retortillo a la Diputación provincial, de cara a que sea este quien lleve a cabo la expropiación, informó Ical.

Explicaciones

Este último término fue inmediatamente desmentido en un comunicado por la Diputación, afirmando que no expropiará ningún bien en Retortillo puesto que «la Junta en ningún momento ha requerido a la Diputación de Salamanca que proceda a la expropiación de ningún bien o derecho que tenga relación con la construcción de la variante, que se ejecutaría por la empresa».

Por su parte, el alcalde de Villavieja de Yeltes, Jorge Rodríguez, afirmó que una mancomunidad formada por 50 municipios de la comarca de Vitigudino acordó el pasado 14 de abrilpresentar un recurso contencioso-administrativo contra la Consejería de Fomento y Medio Ambiente para solicitar una resolución desfavorable de la petición de uso excepcional de suelo rústico solicitado por Berkeley.

20 municipios reclaman la paralización de la mina de uranio de Salamanca

Aseguran que las instalaciones mineras pretenden instalarse en un lugar protegido ambientalmente por la Red Natura 2000

Una veintena de alcaldes de localidades cercanas a la futura mina de uranio de Berkeley Minera en la provincia de Salamanca piden el informe desfavorable de utilidad pública del proyecto.

El regidor de Villavieja de Yeltes, Jorge Rodríguez, municipio cercano a la futura explotación de uranio, ha firmado hoy un documento junto a otros alcaldes de la zona en el que solicitan el informe desfavorable en relación a la utilidad pública del proyecto minero de Berkeley Minera España.

  “Se está tramitando el uso excepcional de suelo rústico y es la Comisión Territorial de Urbanismo la que decide si es autorizable o no la actividad que se pretende, ese expediente requiere que el Ayuntamiento de Retortillo declare la utilidad pública del proyecto”, ha puntualizado Jorge Rodríguez a la entrada de las oficinas de Berkeley.

Tras sus palabras, el regidor de Villavieja ha compartido en voz alta cada uno de los puntos sobre los que versa el documento y en el que piden al Ayuntamiento de Retortillo que informe desfavorablemente sobre el proyecto de la que será la mayor mina de uranio a cielo abierto en Europa.

De los seis puntos en los que basan su argumento, Rodríguez ha subrayado que las instalaciones mineras pretenden instalarse en un lugar protegido ambientalmente por RED NATURA 2000 y ZEPA, como son las riberas de los ríos Huebra, Yeltes, Uces y sus afluentes.

“Los vertidos autorizados en las aguas del río Yeltes constituyen un deterioro de la calidad de las mismas y como consecuencia acarrearán un deterioro difícilmente reversible de todos los hábitats relacionados con ellos”, ha afirmado el regidor.

Junto a él, han firmado el documento los regidores de Cubo de Don Sancho, Pozos de Hinojo, Sanchón de la Ribera, Moronta, Peralejos de Arriba, Villar de Samaniego, Puertas, Peralejos de Abajo, Iruelos, Valsalabroso, Villarmuerto, Espadaña, Yecla de Yeltes, Boada, Bogajo, Martín de Yeltes, Ahigal de Villarino y Villar de Peralonso.

Fuente:  hoy.es

 

Berkeley se lava la cara en Vitigudino mientras arrasa Retortillo

El Consistorio de Vitigudino  cederá los terrenos para la plantación, en un principio, de 50 hectáreas con 5.000 encinas, ampliable a 100 hectáreas, mientras Berkeley arrasa las encinas centenarias para la mina de uranio en Salamanca.

La Junta de Castilla y León hace dejación total. Los guardas forestales no controlan el estrago causado por Berkeley pero multan a los vecinos si cortan una rama más gruesa de lo debido.

El Ayuntamiento de Vitigudino y la empresa minera Berkeley han alcanzado un acuerdo de colaboración que se resume en la reforestación de 50 hectáreas de la dehesa vitigudinense con la plantación de 5.000 encinas, un acuerdo ampliable en un principio a 50 hectáreas más y que supondrá la plantación de 10.000 encinas.

Por la cesión de estas 50 hectáreas por un periodo de tres años, el Ayuntamiento recibirá a cambio 40.000 euros por la plantación y 15.000 euros más en concepto de alquiler por tres años en los que la empresa minera deberá realizar las labores de mantenimiento de la plantación. Del pago de estas cantidades, el segundo se materiaizaba este lunes tras la firma del convenio de colaboración, mientras que los 40.000 euros se harán efectivos en el momento que se inicien las actuaciones de reforestación.

Estos 55.000 euros se materializarán en la mejora de infraestructuras para el municipio, en primer lugar de la dehesa, con reparación de la valla perimetral y otras necesidades que se estimen en la dehesa. También la empresa minera construirá un campo de fútbol para entrenamientos y los vestuarios bajo el graderío del nuevo campo de fútbol.

Según explicó el alcalde de la localidad, Germán Vicente, “el dinero no pasará por el Ayuntamiento, la empresa se encargará de licitar, adjudicar y ejecutar las obras mediante empresas externas, así como de plantar las encinas, el Ayuntamiento no tendrá que hacer nada, tan solo ceder el uso del terreno por tres años, pero podrá seguirse aprovechando igual por el ganado”.

La plantación de encinas “no supondrá impedimento alguno para continuar con el uso tradicional del terreno”, habitualmente como pasto para el ganado, añadía el regidor. “Las plantas estarán protegidas para que el ganado pueda continuar pastando, y además se procederá a acondicionar zonas de pradera, por lo que la ocupación real de zonas de pasto será cuestión de meses”.

Para el alcalde esta propuesta “es un tren que no debíamos dejar pasar porque supondrá un aumento considerable del valor de la dehesa y sin que requerimientos especiales”, es más el alcalde deseaba que la experiencia de la plantación de 5.000 encinas en estas primeras 50 hectáreas resulte positiva para ampliar el acuerdo a las 100 hectáreas y si es posible a un mayor número. El valor de la dehesa de Vitigudino se multiplicará por cuatro, porque además del aprovechamiento de la bellota, muy importante, el ganado tendrá también cobijo y dejará de ser el actual erial sin apenas árboles. La revalorización de la dehesa de Vitigudino será un hecho sin precedentes”.

Sobre el proyecto minero de Berkeley en Retortillo, Germán Vicente quería mantenerse al margen, “nosotros ni entramos ni salimos en ese tema, lo que hacemos es aprovechar la oportunidad que se nos ofrece y que si no la cogemos nosotros lo hará otro Ayuntamiento. Creo que no nos condiciona a nada y no tenemos nada que perder, Berkeley no nos ha puesto ninguna condición, únicamente se trata de facilitarles el suelo durante tres años para plantar y mantener en ese tiempo la plantación”.

El coste de la plantación por hectárea será de 3.500 euros y será una empresa externa, contratada por Berkeley, la que se encargue de los trabajos. A la espera de que Berkeley logre las autorizaciones necesarias, el inicio de la plantación podría darse en el próximo otoño. La zona elegida para la plantación es la situada en la margen izquierda de la carretera dirección a Yecla de Yeltes.

Arrancan encinas centenarias para abrir una mina de uranio en Salamanca

La gigantesca mina de uranio que la multinacional australiana Berkeley Energía pretende explotar en Retortillo (Salamanca), diseñada como la más grande de Europa, muere matando antes incluso de haber nacido.

A pesar de carecer de todos los permisos necesarios para continuar un proyecto con tan poco futuro como es el de la energía nuclear, ha comenzado a destruir la zona en la que tiene previsto ubicar la mina a cielo abierto. Un encinar adehesado de extraordinario valor ambiental donde se están arrancando de cuajo decenas de encinas centenarias localizadas en un espacio protegido declarado por Europa Red Natura 2000, las “Riberas de los Ríos Huebras, Yeltes, Uces y afluentes”.

La plataforma Stop Uranio, ONG como el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) y partidos como IU o Equo han calificado este arranque de atentado medioambiental. Son las primeras encinas que caen. WWF calcula que serán taladas más de 30.000 árboles, cifra que la empresa rebaja a 8.996, prometiendo la futura plantación de 30.000 encinas jóvenes como parte de su plan de restauración ambiental.

La Fiscalía investiga la mina de uranio de Salamanca por delito medioambiental

La Fiscalía de Salamanca ha admitido a trámite la denuncia presentada por la plataforma Stop Uranio ante el comienzo de las obras de la mina sin tener todos los permisos.

Ha incoado diligencias por la excavación de una balsa de 25.000 m2 junto a suelo protegido bajo el paraguas de obras de exploración que no necesitan permiso

La Guardia Civil y el servicio regional de Medio Ambiente consideran que se han hecho labores “extractivas” que necesitan una autorización previa

La Fiscalía de Medio Ambiente también abre diligencias por la tala de cientos de encinas en un hábitat protegido de la Red Natura 2000

 

Fuente:  blogs.20minutos.es/cronicaverde/2017/03/24/arrancan-encinas-centenarias-para-abrir-una-mina-de-uranio-en-salamanca/

salamancartvaldia.es/not/146192/ayuntamiento-vitigudino-berkeley-alcanzan-acuerdo-para-dehesa/

eldiario.es/sociedad/Fiscalia-investiga-Salamanca-delito-medioambiental_0_622588584.html

Como no, el Colegio de Geólogos, partidario de la mina de uranio en Salamanca

Al igual que apoyaron el fracking en su día en contra de todos los estudios científicos, los geólogos quieren la mina de uranio de Berkeley Resources Ltd. en Salamanca

El Colegio de Geólogos de España niega que exista riesgo para el medio ambiente y la población en la explotación de las minas de Retortillo, en Salamanca, y la Sierra de Ávila. Se muestran partidarios de conocer los recursos autóctonos para reducir la dependencia de España de suministro energético procedente del exterior. Critican el acuerdo derivado del pacto de reindustrialización de prohibir el fracking en Castilla y León. Consideran que negar la exploración parece poco razonable

Entienden el temor social que ha provocado en las localidad colindantes, pero aseguran que el riesgo es limitado si la explotación se realiza con las mejores técnicas y se controla por personal cualificado. Defienden que es necesario de cara a conocer los recursos con que cuenta Castilla y León. Unos recursos que sí existen, por ejemplo, de uranio en Retortillo (Salamanca). El presidente del Colegio de Geólogos, Manuel Regueiro, rebaja el miedo de contaminación radioactiva que pregonan las organizaciones ecologistas.

Eso sí, Regueiro puntualiza que estas actividades tienen que estar muy controladas por las administraciones y gestionada por personal cualificado para una extracción sostenible y con técnicas que devuelvan el territorio explotado a su estado original. Respecto a la mina de feldespato en la Sierra de Ávila asegura que este material es inocuo para el ser humano.

Sin embargo, desde el Colegio de Geólogos recomiendan que, además de contar con las autorizaciones legales, ha de haber un respaldo social. Ante el clima de contestación ciudadana tanto en Salamanca como en Ávila, Regueiro pide a las empresas que se replanteen los proyectos.

Fuente: libertaddigital

La mina de uranio de Salamanca hace dimitir al alcalde de Retortillo

berkeley_uranio2

Berkeley ha conseguido que la Junta de Castilla y León le conceda la licencia medioambiental tras ocultar que iba a generar residuos radiactivos

Lorenzo Calderón tira la toalla al verse traicionado por sus concejales, con la sombra de Berkeley sobre el escenario.

La dimisión de Lorenzo Calderón, alcalde de Retortillo y un firme luchador contra la instalación del almacén de residuos radiactivos que la minera Berkeley quería construir en la zona del Yeltes, se ha convertido en una nueva batalla ganada por la empresa australiana para acabar abriendo la mina de uranio y el almacén de residuos en el oeste de la provincia.

Calderón se ha visto traicionado por los otros dos ediles del PSOE en el municipio (hay tres socialistas y dos del PP), Manuel Francisco Hernández y Juan Francisco Matías, primero en su lucha contra el almacén de residuos radiactivos que afectaría a Retortillo, Villavieja de Yeltes, Villares de Yeltes y Alameda de Gardón, y a partir de ahí en otras decisiones de menor calado que han ido minando la confianza entre ellos hasta desembocar en su marcha.

Calderón llevaba en su programa electoral la consulta popular para que los vecinos dijeran si querían o no la mina y el almacén de residuos radiactivos en su pueblo. Como el Consejo de Ministros no lo autorizó, esa idea quedó desechada.

Posteriormente, se produjo el primer desengaño de Calderón con sus dos compañeros de partido. Fue cuando la Confederación Hidrográfica del Duero abrió el periodo de alegaciones a la autorización a Berkeley para utilizar el agua del río Yeltes para limpiar la tierra separada del mineral extraído de la mina, y devolver esas aguas al cauce del Yeltes.

Para su sorpresa hubo cuatro votos en contra de alegar por uno solo, el suyo, a favor de recurrir la autorización. “No comparto esa opción, pero la decisión se tomó por mayoría y yo la acepté porque soy demócrata”, explica el exalcalde de Retortillo.

Residuos radiactivos

Calderón habría aceptado la mina de uranio “porque en sí no es problema y da trabajo”, pero lo que le hizo combatir el proyecto de Berkeley, además del uso de las aguas del Yeltes, es su intención de construir un almacén de residuos radiactivos, “un cementerio nuclear” que afectaría a los municipios de Villares de Yeltes, Villavieja, Retortillo y, ya en La Raya con Portugal, a Alameda de Gardón, lo cual ha suscitado la protesta de los ecologistas lusos. “Ya que somos pobres, fíjate si ponen en esta zona un cementerio nuclear”, recalca Calderón.

Paralelamente, aumentaba la brecha entre el alcalde y los otros dos concejales socialistas, que a sus espaldas acudieron al diputado del PSOE en la zona y concejal de Ciudad Rodrigo, Carlos Fernández Chanca, para decirle que “la mayoría de los vecinos del pueblo estaban contra mi forma de actuar“, relata el alcalde dimisionario, y que (Chanca) debía elegir “entre ellos y yo. Yo quiero lo mejor para mi pueblo, que es donde nací. Soy demócrata y acepto la mayoría, aunque no comparta sus decisiones, pero para estar de alcalde y no pintar nada me voy, porque los votos los tienen otros. Dimito porque no tengo la confianza de los otros dos concejales del PSOE. ¿Para qué quiero ser alcalde si cuando se plantea cualquier cosa la mayoría está en otro lado? Yo dejo la vía libre para que el pueblo salga beneficiado de los posicionamientos que se tomen a partir de ahora”, comenta Calderón.

Intereses

Los dos concejales del PP, Andrés Matías y Eustaquio Martín, trabajan para Berkeley, y el anterior alcalde, Javier Santamartina, también del PP, vendió en 2012 una finca de su propiedad a la compañí aminera por 197.000 euros, el doble de su precio de mercado para instalar allí sus oficinas. Esta operación se cerró meses después de que la minera iniciara la tramitación de los permisos ante la Junta y ante el propio Ayuntamiento.

Lo que queda por saber son los motivos por los que los dos ediles del PSOE han conspirado contra él y se han alineado con los del PP en la votación para evitar las alegaciones ante la CHD y sobre otros asuntos de menor enjundia propuestos por el alcalde que le han empujado a presentar su renuncia. El último, la supresión de las vaquillas de las fiestas de junio y destinar ese dinero a contratar a alguien en el pueblo. La propuesta se votó en el pleno de presupuestos del pasado 18 de marzo, y Calderón volvió a quedarse solo. Fue el detonante y lo que se quiere utilizar desde el otro frente para justificar su dimisión.

Está orgulloso de haber conseguido reducir ya este año un 10% el IBI (quería bajarlo un 25% en la legislatura), pero se va con la espina clavada de no haber podido abrir la casa asistida (residencia de ancianos) Cristo del Consuelo, y unas cuantas puñaladas por la espalda.

El camino de Berkeley

Berkeley ha conseguido que la Junta le conceda la licencia medioambiental tras ocultar que iba a generar residuos radiactivos; el Ministerio de Industria le dio su autorización pese a los recelos del Consejo de Seguridad Nuclear; y la UE le ha dado su visto bueno porque considera la extracción del uranio como una actividad “estratégica”, aunque no es de extrañar que algo haya tenido el buen hacer de Lamela (pagado por la mina) con Arias Cañete, comisario de Energía de la UE, y su exjefe en el Ministerio de Agricultura, para obtener las bendiciones europeas.

Ahora, desaparece otro obstáculo en el camino de la minera para lograr su objetivo de abrir la mina de uranio a cielo abierto y un almacén de residuos radiactivos. Ha bastado con que dos concejales de pueblo traicionen al alcalde que miró más allá del empleo y prebendas que iba a generar un proyecto cuyo impacto en la zona durará siglos y que pone en riesgo la agricultura, ganadería y el balneario.

Fuente:  lacronicadesalamanca.com