El incendio de Chiloeches fue organizado por una “trama criminal” de empresarios y políticos

chiloechesAltos cargos de PP y PSOE, imputados como grupo criminal por el incendio de la planta ilegal de Chiloeches

Entre los investigados se encuentran el exviceconsejero de Medio Ambiente cesado por el Gobierno, el exalcalde ‘popular’ de Chiloeches y varios dirigentes de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha durante los mandatos de Cospedal y Barreda.

GUADALAJARA.- El juzgado que investiga el incendio en la planta ilegal de reciclaje de residuos peligrosos de la localidad alcarreña de Chiloeches ha llamado a declarar en calidad de imputados, ahora investigados, a diecinueve personas físicas, entre las que se encuentra el exvicenconsejero de Medio Ambiente cesado por el Gobierno, Sergio David González Egido.

Según indica el auto, dictado por el juez Fernando de la Fuente, con una extensión de veintinueve folios, también se llama como investigados a tres personas jurídicas, entre ellas responsables de las empresa ‘KUK Medioambiente’, gestora de la planta que ardió en agosto, y el ‘Grupo Layna’, propietaria de la nave.

Asimismo, entre los imputados se encuentra el exalcalde del PP en Chiloeches, César Urrea, además de otros altos cargos de la administración de Cospedal y Barreda.

Entre los delitos que se atribuyen de forma indiciaria a estos investigados se encuentran delitos de prevaricación administrativa, pertenencia a grupo criminal, delitos contra el medio ambiente, incendio con concreta puesta en peligro de personas, bienes y ecosistemas, y falsedad documental.

La declaración de los investigados está prevista que se produzca en sede judicial los días 20 de diciembre de 2016, 17 y 24 de enero de 2017, y 21 de febrero de 2017. Además, en el auto se acuerda la toma de declaración de veintidos testigos.

Este mismo auto acuerda dirigir el procedimiento contra determinadas personas en calidad de investigados y de toma de declaración de testigos, todo ello en base al resultado de las diligencias de investigación practicadas y de los indicios existentes hasta este momento, en que todavía la instrucción no ha finalizado, “con lo que el principio de presunción de inocencia debe entenderse subsistente y salvaguardarse en todo momento”, señala.

LA JUNTA SE PERSONA COMO ACUSACIÓN

En este procedimiento se encuentran personados como acusaciones particulares la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, el Ayuntamiento de Chiloeches y la Asociación de Empresas Gestoras de Residuos y Recursos Especiales (ASEGRE).

En concreto, a los responsables de ‘KUK Medioambiente’ se les investiga por unos presuntos delitos, “de forma indiciaria” contra los recursos naturales y el medioambiente -prevaricación medioambiental- y por falsedad documental, al no figurar en la documentación de la empresa entradas de residuos no peligrosos mientras “se ha podido contrastar que las entradas y salidas de residuos no peligrosos han sido muy relevantes entre 2015 y 2016”.

También se le investiga por un delito de pertenencia a Grupo criminal, ya que el auto señala que los hechos ocurridos en las instalaciones de dicha empresa “podrían haberse cometido dentro de un grupo organizado cuyo fin era la obtención de importantes beneficios económicos a través de la gestión irregular de residuos, principalmente peligrosos”.

En cuanto a responsables del ‘Grupo Layna’, se le imputan los mismos delitos que a ‘KUK Medioambiente’, mientras que al ex primer edil de Chiloeches, César Urrea, se le investiga por un delito de prevaricación medioambiental, ya que los indicios apuntan a que el investigado tenía “perfecto conocimiento de la existencia de la instalación y de las irregularidades de la misma”.

‘BIOSONOIL’, LA EMPRESA DEL EXVICECONSEJERO

Respecto al exviceconsejero de Medio Ambiente, se le investiga por un presunto delito de prevaricación medioambiental y siendo viceconsejero “habría otorgado presuntamente a ‘KUK Medioambiente’, mediante una modificación no sustancial de la Autoridad Ambiental Integrada, la ampliación de códigos LER a gestionar, cuando en esas fechas la empresa debería haber cesado su actividad por sanción”, señala el auto.

Además, “presuntamente tenía pleno conocimiento del funcionamiento de ‘KUK Medioambiente’, pudiendo haber participado en las gestiones para su arrendamiento por el ‘Grupo Layna’”, y añade el auto, “llamando especialmente la atención” que dicho arrendamiento “no se ajusta a la legalidad”.

El auto también llama la atención sobre el hecho de que la empresa ‘Biosonoil’, cuando era dirigida personalmente por el exviceconsejero, realizara un proyecto para la instalación de un evaporador, “con un coste superior a los 60.000 euros, que se ejecutó cuando el investigado ya ocupaba el cargo de viceconsejero y había abandonado ‘Biosonoil’”.

PROTOCOLO DE CAUSA COMPLEJA POR CORRUPCIÓN

Dicho incendio comenzó el 26 de agosto y se prolongó varios días, y debido a la quema de residuos altamente peligrosos se originó una nube de humo que obligó a activar un protocolo especial así como tomar medidas extraordinarias a los bomberos que acudieron a extinguirlo.

En este sentido, el auto del juez señala que, según lo determinado por la Unidad Central Operativa Medio Ambiental, los residuos peligrosos que habrían entrado en la planta, entre enero de 2015 y marzo de 2016, fueron un total de 24.054 toneladas, más otras 7.031 toneladas entre abril y el 21 de junio de 2016, cuando el Grupo ya había abandonado las instalaciones.

Dado el volumen y complejidad del procedimiento, a instancia del titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Guadalajara, se ha activado el Protocolo del Consejo General del Poder Judicial de causa compleja por corrupción, para la adopción de las medidas de refuerzo pertinentes que garanticen la ágil tramitación de la causa.

 

¿Como funcionaba la tramade Chiloeches?

Apuntan a una conexión «sospechosa» entre el incendio de Chiloeches y el de Seseña

El alcalde de Seseña (Toledo), Carlos Velázquez ha señalado la «sospechosa» conexión que ve entre los incendios de neumáticos de Seseña, en mayo, y en una nave de Chiloeche (Guadalajara), que está próxima al gestor de residuos al que se están llevando las ruedas del vertedero de Seseña

«Si ya era sospechosa la manera de actuar en el incendio de Seseña, también es bastante sospechoso los incendios en plantas similares», ha señalado Velázquez, quien ha añadido que esto, obviamente, lo conocen los cuerpos de seguridad del Estado.

Fuentes:  eldiario.es

        periodicoclm.es

 abc.es

OTROS INCENDIOS DE ALMACENES DE NEUMÁTICOS EN ESPAÑA

Descontrol de incendios en la central nuclear de Almaraz

almaraz

Veintitrés bomberos han sido despedidos por no hacer las rondas de vigilancia.

El CSN propone un expediente sancionador por falsificar los controles contra el fuego

Durante dos meses —entre el 20 de diciembre de 2014 y el 19 de febrero de este año— la central nuclear de Almaraz, ubicada en el municipio cacereño del mismo nombre, vivió un verdadero descontrol en la gestión de las medidas contraincendios. Un grupo de 23 bomberos, pertenecientes a una contrata externa, falsificó las hojas de control para simular que habían realizado las rondas de seguridad obligatorias por las instalaciones aunque no las habían hecho.

Esta práctica, que bien podía haberla urdido Homer Simpson —protagonista de la popular serie de animación y que trabaja en una central nuclear—, ha motivado el despido de esas 23 personas. Además, el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) acaba de proponer al Gobierno que abra un expediente sancionador a esta central, que comenzó a operar en 1983 y es propiedad de Iberdrola (53%), Endesa (36%) y Gas Natural (11%).

El engaño saltó por los aires el 18 de febrero de este año. El inspector residente de Almaraz —que pertenece al CSN pero trabaja habitualmente en la central— realizaba una de sus rondas por las instalaciones. Cuando le tocó el turno al servicio de prevención de incendios, del que se encarga la empresa externa Falck SCI, a este técnico algo no le cuadró. Aún no eran las dos de la tarde, pero las hojas de control de la ronda de las 14.05 ya estaban cumplimentadas. Los inspectores del CSN fueron tirando del hilo en las semanas posteriores hasta descubrir que se trataba de una práctica generalizada.

“La falsificación de las hojas de control de las vigilancias de incendio se venía realizando desde tiempo atrás”, sostiene el CSN. “Este incumplimiento se produjo de forma reiterada, falsificando los documentos de registro de las vigilancias”, añade el supervisor, que se encarga de controlar el funcionamiento de todas las centrales españolas.

Según los datos recopilados por los inspectores, entre aquel 20 de diciembre y el 19 de febrero, se debían haber realizado 1.480 rondas de vigilancia. Pero solo se ha podido constatar que se hicieran 1.121, el 75%. Los 23 trabajadores implicados fueron primero suspendidos y luego despedidos. Un portavoz de Falck SCI circunscribe el problema exclusivamente a la actitud de estos empleados. “Fueron unas conductas fraudulentas”, sostiene. “Había por parte de algunos trabajadores unos incumplimientos muy graves”, añade. El problema no fue detectado por la empresa, sino por la inspección.

La central de Almaraz también señala a los trabajadores. La dirección, que mantiene el contrato con Falck SCI pese a este caso, afirma que “estos incumplimientos no afectaron en ningún momento a la seguridad de la planta, dado que esta cuenta con sistemas complementarios”.

El CSN no culpa a nadie. Se limita a señalar que hubo falsificación e incumplimientos. Eso sí, en la documentación del expediente se apunta que “en siete casos [los incumplimientos fueron] por decisión del titular al considerar otros trabajos más prioritarios”. Falck dice que desconoce a qué se refiere el CSN.

Los trabajadores, tras ser despedidos, acudieron a los tribunales, que en primera instancia han dado la razón a la empresa y han declarado los 23 despidos procedentes. En la última de las sentencias, que afecta a 15 de los bomberos —a los que defiende el letrado Miguel Salom— se reseña la argumentación empleada por los despedidos: “Se trataba de una práctica conocida y consentida por la propia empresa, que obedece a una deficiente organización del trabajo, por no mediar entre ronda y ronda el tiempo suficiente para completar su realización”.

Empleados vetados

Pero la titular del juzgado de lo social 3 de Plasencia, Tania Herrero, rechaza estos argumentos: “Ello no justificaría la simulación de su realización mediante la firma de los correspondientes documentos de control”. Salom anuncia que los 23 trabajadores recurrirán la sentencia y se queja de que estos empleados han sido vetados para desarrollar cualquier labor en la central.

Y en un pueblo de 1.600 habitantes, donde unos 600 trabajan para la central, esta es la peor condena.

Sabina Hernández (PP), la alcaldesa de Almaraz, tiene en este caso una posición complicada. “Tengo que velar por la seguridad de la central, pero también por los intereses de mis vecinos”, afirma. Diez de los 23 bomberos despedidos son de Almaraz y uno de ellos es familiar directo de la regidora. Hernández reconoce que, tras las quejas que los trabajadores trasladaron al Ayuntamiento, intentó mediar con la central, la empresa y el CSN; este último órgano supervisor no contestó a sus llamadas.

Avances técnicos en el almacén

El pleno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) aprobó el 14 de octubre la contratación de los servicios de asesoramiento técnico para evaluar el diseño estructural del futuro Almacén Temporal Centralizado (ATC), previsto en Villar de Cañas (Cuenca). El contrato es por 235.950 euros. Cristina Narbona, una de los cinco consejeros del CSN, votó en contra, al considerar que “subsisten” los problemas que ya denunció en julio, cuando este órgano concedió la autorización previa al almacén nuclear. Entre otras cosas, Narbona apuntó entonces a las dudas técnicas sobre la validez de los suelos elegidos.

Fuente: elpais.es

 

Extinguido el incendio que obligó a evacuar un almacén nuclear en EE.UU

El incendio de un camión que transportaba sal , obligó a evacuar un almacén de desechos nucleares en Carlsbad, Nuevo México, ha sido extinguido sin causar heridos ni afectar al material radioactivo de la planta.

Washington, 6 feb.- El incendio de un camión que transportaba sal y obligó a evacuar un almacén de desechos nucleares en Carlsbad, Nuevo México, ha sido extinguido sin causar heridos ni afectar al material radioactivo de la planta.

Seis personas recibieron asistencia médica por inhalación de humo, pero se les dio de alta más tarde, según informaron las autoridades a última hora del miércoles.

El suceso se produjo cuando un camión que transportaba sal se quemó en la mina norte, de manera que no afectó a los residuos nucleares, que están almacenados en la mina sur.

Aún no está clara la causa del incendio ni tampoco las autoridades han determinado cuándo podrá reabrirse la instalación, aunque las llamas ya se han apagado, según sus últimas informaciones.

La planta recibe desechos contaminados con plutonio del Laboratorio Nacional de Los Álamos y otras instalaciones del país, y los entierra en espacios creados en lechos de sal subterráneos.

Fuente: EFE